Estos trucos probados te permitirán olvidarte de los posibles dolores de cabeza que puedan surgir durante la renovación del baño. Preguntas como: ¿A qué altura debo colocar el fregadero? ¿Cuál es el costo mínimo de la reforma de un baño? ¿Cómo elegir los accesorios adecuados? Si aún no tienes respuestas a estas preguntas, no te preocupes, nosotros te ayudamos. 

Al empezar con la reforma de un baño, debes saber qué esperar, y también ser consciente que será un proceso que durará varias semanas. Una reforma bien planificada se traduce en una experiencia de uso placentera. Aunque en YEH te asesoramos y guiamos durante toda la reforma, siempre es bueno que tú puedas participar de la experiencia. Por eso te dejamos 10 consejos que te darán una orientación de por dónde van los tiros. 

1. Presupuesto para la reforma de baño.

Antes de comenzar cualquier reforma, es importante saber, de forma realista, la cantidad de dinero que deseas invertir. Debes tener en cuenta el tamaño del baño y la calidad de los materiales que deseas usar. La elección de materiales va a depender siempre de tu presupuesto, por eso es el primer elemento que debes definir. 

2. Diseño y disposición de elementos.

Cuando le pidas a tu diseñador que te dé un consejo sobre dónde poner el inodoro, siempre que el espacio lo permita, será en un lugar que no sea visible desde la puerta. La razón es simple. Por lo general, dejamos la puerta del baño abierta cuando no hay nadie, lo que significa que tanto tú como todos tus invitados verán el inodoro, lo cual, seamos sinceros, no es de lo más estético. Si cuentas con una atmósfera de spa en el baño, colocar un inodoro en el centro puede matar toda la armonía.

Entonces, ¿cuál debería ser tu punto focal? Las posibles soluciones dependen siempre de tu espacio, pero por norma general, el inodoro deberá ir detrás de la puerta. Para estas cosas, en YEH tenemos profesionales que te ayudarán a realizar una disposición lo más óptima posible. 

3. Considera mantener estos acabados «vintage».

Una de las razones por la que deseas reformar tu baño puede ser crear un nuevo espacio moderno. Sin embargo, vale la pena recordar que algunas cosas son más fáciles de reemplazar que otras. Por ejemplo, en casas antiguas, los azulejos de las paredes pueden tener varias capas de hormigón. Por lo tanto, existe la posibilidad de que surjan dificultades para eliminarlos, lo que, por supuesto, podría generar costos adicionales.

En su lugar, puedes conservar las baldosas antiguas y asignar el dinero y el tiempo ahorrados a otra parte. Después de todo, los azulejos antiguos no solo agradan a la vista, sino que también cumplen perfectamente su función. Muchos pisos de Barcelona tienen baldosas hidráulicas de colores y formas variopintas, si están en buen estado puedes conservarlas. También aplica con los techos altos con vigas de madera.

4. Planifica adecuadamente la disposición de la luz.

La mejor manera de crear una habitación bien iluminada es organizarla en capas. Esto significa colocar varias fuentes de luz de diferente intensidad en varios lugares apropiados, manteniendo el valor estético. En este caso, conviene recordar los apliques, y si no te gustan, puedes elegir la lámpara de pared o un espejo con iluminación incorporada. Recuerda prestar atención al grado de protección, el color de la luz, el tamaño de la fuente de alimentación y los puntos de luz natural que dispone el espacio.

5. Dimensiones del baño.

Conocer algunas dimensiones clave, como el tamaño de una bañera típica y la cantidad de espacio necesario para un inodoro o bidé, te ayudará a planificar y reformar tu baño de manera más eficiente. Los muebles no se tratan solo de apariencia. Si eliges algo demasiado grande, no tendrás espacio. Sin embargo, demasiado pequeño puede destruir toda la estética quedando todo desproporcionado.

Si tienes un baño pequeño, podrías pensar que un mueble de baño con almacenaje no es una buena opción. Sin embargo, muchas empresas ajustan sus modelos para ofrecer una solución elegante y práctica para un espacio reducido. Puedes echar un vistazo a nuestros muebles de baño aquí

6. Altura adecuada para tu lavabo.

De serie, las encimeras de baño se instalan aproximadamente a 80 cm del suelo. Sin embargo, debes tener en cuenta no solo el grosor de la encimera, sino también el tipo de lavabo que instalarás: mueble o encimera. El lavabo colocado a la altura adecuada te permitirá lavarte las manos y cepillarte los dientes cómodamente. 

7.  Materiales de buena calidad.

Los baños suelen ser pequeños en espacio, por lo que a veces vale la pena gastar dinero en materiales y acabados de alta gama, gracias a los cuales la habitación puede ser aún más cómoda. Por lo tanto, antes de decidirte a utilizar productos más básicos y económicos para reformar tu baño, presta atención a la calidad del material con el que se fabricarán los suelos, las paredes, los muebles y las instalaciones sanitarias. Puede que elegir algunos productos de mejor calidad no sea una carga pesada para su presupuesto.

8. Considera reemplazar la bañera por una ducha.

Sin comentar todos los beneficios medioambientales y gastos de agua, si tienes una bañera pero poco espacio, es mejor sustituirla por una ducha. Una reforma razonable tampoco requiere cambios especiales en la línea de flotación. Vale la pena considerar tal solución para ganar unos centímetros de espacio.

Mira la variedad de texturas, colores y tamaños que ofrecemos con los platos de ducha que fabricamos.

Plato de ducha textura lisa

9. Recuerda tener la ventilación adecuada.

Para reducir la posibilidad de formación de moho, se debe tener cuidado a la hora de eliminar la humedad. Es necesario tener una ventilación correcta y, si es posible, una ventana funcional.

10. Presta atención a los perfiles.

La probabilidad de que el suelo de tu baño tenga baldosas es muy alta. En el pasillo o en la habitación, sin embargo, será algo completamente diferente, quizás tienes parquet. La transición entre estas dos habitaciones es importante. No solo para elegir el perfil o junta que conectará una estancia con la otra, sino a nivel de transición de colores entre ambos suelos. Planificar con anticipación produce resultados de los que podrás estar satisfecho.