¿Cómo pintar las paredes de la sala de estar? Todos sabemos que puedes usar cualquier color siempre y cuando el espacio esté organizado y la decoración siga el mismo estilo. Gris, blanco luminoso, azul marino, rosa y otros muchos colores más. Mira nuestras inspiraciones y mira cuántas posibilidades tienes.

1. Luz y espacio: paredes blancas en la sala de estar

El blanco es el mejor color para potenciar la impresión de limpieza y orden. Amplía ópticamente el interior y refleja la mayor cantidad de luz de todos los colores. Merece la pena aprovechar estas ventajas acondicionando un salón pequeño o poco iluminado. Los fabricantes de pintura ofrecen varias variantes de blanco, desde puro como la nieve hasta tonos rotos con amarillo, rosa o azul. El blanco, como el color de la luz, puede ser cálido (entonces el efecto será acogedor, soleado) o frío (dando la impresión de frescor y frescura). Todo esto hace que encontrar el blanco perfecto requiera esfuerzo. 

Antes de comprar un suministro de pintura blanca, te aconsejamos que almacenes muestras y pruebes algunos tonos directamente en la pared. Un interior blanco puede parecer frío y vacío. ¿Cómo evitar este efecto? Teniendo siempre en cuenta el tono de los muebles, los accesorios y el revestimiento del suelo. Por ejemplo, la madera natural ayuda a calentar el ambiente. Las elementos decorativos textiles también ayudan (alfombras, cortinas, almohadas, mantas), aportan una gran riqueza de texturas, estampados y colores al interior. Las plantas se ven divinas contra el fondo de las paredes blancas, especialmente las grandes macetas con hojas verdes.

2. Atemporalidad y versatilidad: un salón en tonos grises

La sala de estar a menudo cumple varias funciones: hay una zona de descanso y relajación, pero también un espacio para comer, a menudo abierto a la cocina. Por lo tanto, es bueno elegir tonos de gris de moda. Los grises son universales y se adaptarán a salas de estar decoradas en varios estilos, desde interiores clásicos y rústicos hasta modernos y minimalistas. Elijamos el tono de gris, teniendo en cuenta la luz del sol en la sala de estar. Si queremos iluminar la habitación, elijamos un gris más claro. Un gris más oscuro sin duda agregará profundidad al interior, pero puede oscurecer la sala de estar. Una opción segura es la gradación de color: pintamos una pared de la sala de estar con un tono de gris más oscuro y las otras con un color claro. El gris no solo está de moda, sino que también es muy práctico. Los grises son muy versátiles y se pueden combinar con colores más expresivos.

¿Qué color va con el gris? A la hora de elegir paredes en tonos grises, podemos probar muebles en el salón en colores saturados – puede ser un sofá en un tono verde intenso o unos originales sillones amarillos . Los grises combinan muy bien en compañía de ladrillos industriales, por lo que podemos cubrir una pared con ladrillos para conseguir un estilo moderno-industrial. 

3. Comodidad y paz: una sala de estar con paredes beige.

El beige es el nuevo gris. Cálido, envolvente, tranquilo: cada vez se utiliza más como fondo neutro para muebles y accesorios. Apenas nos estamos acostumbrando a su presencia, por lo que encontrar el tono adecuado puede llevar algún tiempo. 

Los beiges brillantes y blanqueados se han convertido en una obra maestra del nuevo estilo nórdico. Es una nueva encarnación del estilo escandinavo, donde el blanco y el gris dan paso a los tonos tierra, y la calidez juega un papel fundamental. Al organizar una sala de estar beige, vale la pena inspirarse en esta tendencia. Se complementará perfectamente con carteles o cuadros minimalistas (especialmente abstracciones), muebles con tejidos vieneses, mesas y bancos de mármol y espejos redondos.

4. Atrevido y elegante: un salón con pared negra

El negro es un color difícil pero elegante. Utilizado en las proporciones adecuadas, permite corregir las proporciones del interior, crear una impresión de profundidad y dar la sensación de exclusividad. Contrariamente a las apariencias, no está reservado para apartamentos espaciosos. También funcionará bien en un apartamento de dos habitaciones.

El diseño de la «pared negra en la sala de estar» debe estar bien pensado. Antes de agarrar el rodillo, asegúrate de que la superficie que planeas pintar tenga buena iluminación (luz natural o artificial). De lo contrario, en lugar de un interior acogedor, obtendrá el efecto de una caja cerrada. Para lograr un equilibrio, introduce elementos brillantes en el arreglo, por ejemplo, muebles blancos, accesorios, rodapiés y cornisas. Finalmente, agrega un poco de brillo: lámparas, jarrones, marcos de cuadros, fotos y espejos dorados o cromados. Si la sala de estar es pequeña, evita los suelos y muebles oscuros; pueden hacerlo parecer aún más pequeño.

5. Moderno y representativo: azul marino y rojo bermellón 

El color rojo bermellón inició la moda de los colores oscuros y saturados, que cada año toma más fuerza. Se puso en tendencia cuando el Instituto Pantone, anunció el tono azul marino (Classic Blue) como el color del año 2020. ¿Por qué amamos el azul marino – el color del cielo de la tarde, las olas del mar y la tinta? El color azul marino te llena de paz. Se asocia con la seriedad, autoridad, fuerza y seguridad. 

Si quieres diseñar una sala de estar que sea propicia para la relajación y al mismo tiempo enfatizar el carácter representativo de esta habitación, con una pared azul marino estarás dando en el clavo. El azul marino, como el negro, absorbe mucha luz. Combinado con muebles y accesorios oscuros, puede dar una impresión sombría. Para evitar este efecto, basta con romper la paleta oscura con un color claro, por ejemplo, con blanco. Tonos saturados de amarillo y naranja, rosa empolvado, verde oscuro, así como accesorios dorados y cobrizos se combinan maravillosamente con el azul marino.

6. Neutro y desenfadado, tonos azules cielo

El azul cielo, o azul claro, el color asociado a una habitación infantil, pero esto no tiene por qué ser así. Sobre todo las variantes de azul claro en sus tonos sucios y rotos (azul acero, azul paloma, azul petróleo) se ven ligeros y románticos, pero de ninguna manera infantiles. El azul en esta forma se puede combinar fácilmente con otros colores, por ejemplo: marrón, beige, azul marino o rosa empolvado. 

Los tonos brillantes de azul no cansan la vista, tienen un carácter neutral y agrandan ópticamente el interior. Se pueden utilizar con éxito como base para muebles y accesorios en colores más expresivos. Serán especialmente apreciados por aquellos que quieran evocar un ambiente vacacional despreocupado en su apartamento. Después de todo, el azul se asocia con un cielo de verano sin nubes, aire fresco y un paisaje costero, ¡y esta es la esencia de unas vacaciones exitosas!

7. Sutil y sensual, rosa 

Los más encantadores son sus tonos sutiles y rotos. El color rosa anima maravillosamente la decoración, pero no cansa con su presencia. Si te gusta este color, no dudes en pintar de rosa todas las paredes de tu salón. Sin embargo, recuerda elegir los muebles y accesorios con cuidado. Evita los volantes, los encajes y los estampados florales, ya que pueden estropear fácilmente el efecto y hacer que el interior se vea como la habitación de una niña.

¿Con qué combinar el rosa en el salón? Los tonos cálidos de rosa armonizan con los tonos tierra de moda, especialmente el beige, el caramelo y el terracota. El interior decorado en este color incita al descanso y ayuda a la calma. Conseguirás un efecto muy interesante combinando tonos rotos de rosa con verde oliva o verde botella. El complemento perfecto para el arreglo verde-rosa serán los motivos botánicos, por ejemplo, papel tapiz con hojas de plátano o monstera, accesorios dorados y plantas en macetas grandes.

8. Noble y natural, verde 

El verde es uno de los colores de moda este año. Las paredes están dominadas por sus tonos oscuros y saturados, especialmente el verde botella y el esmeralda , así como el delicado salvia, el oliva apagado y la menta refrescante. La creciente popularidad del verde no nos sorprende en absoluto, es un color cercano a la naturaleza, que calma, relaja y permite que los ojos cansados descansen. Se ve más bonito en interiores con grandes acristalamientos, donde el espacio de la sala de estar se funde con el jardín.

El verde se puede combinar con blanco, gris y el resto de colores neutros. Sus tonos oscuros gustan de la compañía de complementos dorados y materiales de buena calidad como el mármol y el terciopelo brillante. El verde claro es el fondo perfecto para un arreglo boho en el que reinan los muebles de madera, los tejidos naturales, las lámparas tejidas y las cestas.

Los colores de la sala de estar afectan la recepción del interior y el bienestar de los miembros del hogar. Debes ser consistente y pensar cuidadosamente para que todos los elementos del interior creen un espacio armonioso. Si aún no sabes qué color de paredes elegir para tu salón y con qué combinarlo, prueba a preparar un tablero de inspiración. Coloca fotos y gráficos que coincidan con la visión del salón de sus sueños en un solo lugar, luego cambia, quita y añade elementos hasta que tengas un concepto consistente.